¿Siempre ruedas al mismo ritmo?

Tanto si sales a rodar de una manera recreativa como si quieres estar en la mejor forma posible, aquí te dejamos un interesante artículo de por qué debes variar el ritmo en tus salidas en bici.

Siempre-ruedas-al-mismo-ritmo

Si contestas con un sí rotundo, probablemente es porque no buscas un rendimiento encima de la bicicleta y pedaleas de forma recreacional. Si contestas que no, significará que buscas estar en forma. En estas líneas hablamos de los beneficios que tiene ir realizando diferentes rutinas de entrenamiento para no caer en el estancamiento.

Como argumento básico o fundamental, te diré que si buscas mejorar deberías entrenar de forma lógica y pautada. Un buen preparador físico te ayudará a ser capaz de conseguir tu objetivo consiguiendo que disfrutes del camino (todas las sesiones de entrenamiento). El entrenamiento debe ser progresivo y constante. De no ser así, olvídate de disfrutar y mejorar. 

Recuerda que para sentirte cómodo encima de la bici tendrás que acostumbrarte a variar kilómetros además de entrenar varios días a la semana.  Por ejemplo, si quieres preparar una prueba de medio fondo serían como mínimo 3 días a la semana (salidas de 2-3 y 5 horas) y para un gran fondo 4 días a la semana con alguna salida que debería alcanzar las 5 horas. Sería conveniente que un par de semanas antes fueses capaz de realizar la misma distancia para ir con garantías y confianza en ti mismo. 

Algo que es importante recordar es el tema de salir con las grupetas. Por un lado, puede que el ritmo sea demasiado bajo para ti o al revés. Salir en grupeta tiene muchas ventajas, pero también inconvenientes. Puedes salir en grupo un día a la semana al ritmo marcado, pero el resto de días aprovecha para sacar lo mejor de ti mismo y buscar tus propios límites y disfrute. Por ejemplo, si te da mucha pereza subir puertos o meter desnivel porque no te gusta subir, aprovecha para intentar coincidir esos días con un grupo. Recuerda que un buen ciclista debe saber subir, llanear y bajar. Es importante variar el desnivel para ser capaz de manejar todos los escenarios posibles.

Si variamos el desnivel, también tenemos que variar la velocidad. No todos los días podemos entrenar rápido (principio de periodización del entrenamiento) ni despacio. Variar la velocidad hará que nuestro organismo se adapte más y mejor.

Cuando sales en cada entrenamiento a la misma velocidad lo que consigues es mejorar tu capacidad aeróbica y eso siempre es bueno. Sin embargo, el problema de mantener el mismo ritmo en todos los entrenamientos es que no alcanzas los objetivos. Evita que todos los días de rodaje sean a la misma velocidad. Recuerda que si el organismo recibe siempre los mismos estímulos nunca mejorará (principio de adaptación a la carga de entrenamiento).

Mantenerte en la zona de confort (rodar siempre al mismo ritmo) es un error si lo que quieres es conseguir resultados. No tengas miedo a sufrir entrenando, tal y como dijo Albert Einstein "locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes". Si siempre rodamos al mismo ritmo, nuestro ritmo siempre será el mismo. Necesitamos modificar y realizar variaciones en kilómetros, desnivel y velocidad para ser mejores ciclistas.

 

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

FEDERACIÓN DE CICLISMO DE CASTILLA-LA MANCHA

Joaquín Carrero, 1 - 13230 Membrilla (Ciudad Real
926648002