Silvia Chamorro, pasión ciclista desde Escuelas

Con toda una vida ligada al ciclismo, esta castellonense hizo un paréntesis con la bicicleta antes de volver a retomarla con más fuerza que nunca para rodar junto a su familia y con el proyecto Women in bike.

Silvia-Chamorro-pasion-ciclista-desde-Escuelas

Mi nombre es Silvia Chamorro Gil y soy de Segorbe; me gusta pedalear desde que tenía 8 años y os voy a contar mi historia.

Todo empezó así: mi padre era uno de los fundadores del Club Ciclista Alto Palancia        (UCAP), secretario y parte de la junta directiva, acudía con él al club todos los viernes de reunión, además de a todas las carreras a ayudar y a subir en los coches de árbitros, me encantaba, pero fue en los años 1990-1991 cuando un par de amigas me dijeron “vente y vamos al entrene”.

Una tarde allá que voy con mi bici de montaña “de hierro” a probar al entrene, gimkana y luego vueltas a una pista cuadrada. Empezó a gustarme y a motivarme, por lo que mis padres me compraron mi primera bici de carretera; una bici de hierro macizo gris que pintamos en casa del color del equipo Bianchi.

Empecé a correr en las escuelas con el Club Ciclista Alto Palancia en todas las categorías, donde mi padre era el entrenador. Llegamos a cadete; el primer año era en el equipo Depergo que al tiempo se convirtió en el Valencia Terra y Mar. Corríamos Copa España, acudíamos a premundiales, Vuelta a Portugal, Campeonatos de España, Campeonatos de la Comunidad Valenciana y en invierno hacíamos pista (velódromo). Fue divertido: los martes y jueves nos íbamos a entrenar fuera de Segorbe, recorríamos los velódromos de Silla, Onda y Valencia.

Una época muy bonita y que recuerdo con mucho cariño. Desde entonces tengo muchas amigas. Gracias a una de ellas vivo en Onda. Tanto bajar a entrenar me gustó y al final cuando acabé la carrera de enfermería encontré trabajo allí y me quedé a vivir. En ese transcurso encontré a mi media naranja.

Terminé mi último campeonato de España de Pista, que se celebró en el Velódromo Luis Puig en Valencia, logrando la medalla de bronce y dejé la bici por motivos de estudio. Tenía que estudiar, ir al hospital y la verdad es que no tenía tiempo de entrenar. Pasaron 12 años aproximadamente y a los 40 días de tener a mi segunda hija cogí la bici de montaña; mi cara era un poema, mis piernas no podían pedalear, una amiga me cogía del sillín para darme fuerza, pero esa motivación, ese entusiasmo, porque siempre queda algo de ese amor a la bicicleta, hizo que desde entonces y hasta la fecha siga practicando este deporte que tanto me gusta.

Al tiempo mi marido empezó a practicar ciclismo también y después mis hijas. La primera empezó en escuelas cuando tenía 3 años y la pequeña prácticamente desde que nació. Ahora entrenamos los 4 y disfrutamos juntos de los recorridos y compartimos las mismas aficiones.

Hace un par de años una amiga del ciclismo que tengo desde la infancia me comentó sobre el proyecto de Women In Bike, me gustó y, claro, por qué no pertenecer a él. Ilusión, ganas y motivación no me faltan, porque me apunto a un bombardeo. Hice el curso para ser líder y así guiar y acompañar a un grupo de mujeres en las diferentes quedadas. Al principio me costó mucho: montar las quedadas y que las chicas se apuntaran, pero ahora parece que poco a poco va saliendo un poco mejor, porque se van apuntando más chicas y nos lo pasamos muy bien, nos divertimos, y además compartimos momentos únicos y, en definitiva, rodamos juntas.

Autora: Silvia Chamorro

 

FEDERACIÓN CICLISMO REGIÓN MURCIA

Pza.Región Murciana, S/N Pabellón La Torre 30006 | Puente Tocinos (Murcia)
968302846