María José Gilabert y su pasión por la bicicleta

La líder alicantina narra cómo ha ido pasando por diferentes etapas, sensaciones y sentimientos con la bici a través de su vida

Maria-Jose-Gilabert-y-su-pasion-por-la-bicicleta-

Mi historia con la bici ha sido muy dispar: anhelo, aprendizaje y ahora… pasión. Anhelo fue cuando yo era niña… Por circunstancias, nunca tuve una bici propia, así que aprendí a montar como buenamente pude apropiándome de las bicis de mis primos por el campo.

Durante el instituto, me dieron una beca de un mes en Cambridge y es habitual que los estudiantes se muevan en bici alquilada. Fue un mes intenso de aprendizaje en el que me senti muy libre y no sólo por la bici. Durante la época de crianza de mis hijos cuando eran pequeños, aparqué todo para ser esa supermadre que hay que ser. Todo tu tiempo debe estar dedicado a ellos, además del trabajo, casa… Todavía no había entendido que las madres también necesitan su espacio y tiempo para sentirse ellas mismas, pero las cosas llegan cuando tienen que llegar y la vida te pone lo que necesitas en el momento adecuado.

Cuando los niños crecieron, recuperé algo de tiempo y tuve la necesidad de retomar esa sensación que se siente cuando se hace ejercicio. Y fue mi marido quien se empeñó en comprarme una bici de carretera. ¡A mis 44 años!

Y allá que me monté en ella un día de San Juan. ¡Veinte kilómetros hicimos y casi me muero! Pero esa sensación de superación, reto, libertad me enganchó. Mi marido me enseñó los cambios, las calas, a ir a rueda, a rodar… y yo empecé a entender por qué se sentía tan bien montando en bici. Se creó una complicidad especial que nos unió mucho más, pero veía complicado seguir practicando sin una grupeta que tuviera mi nivel. No conocía a ningún grupo de mujeres en Aspe y con los hombres no me veía preparada para rodar. 

Y un 11 de septiembre de 2018, nos encontramos con un grupo de chicas en bici de carretera. Me acerqué a ellas, les pregunté y eran ¡las Biking-as de Elche! Y me enamoré. Me enamoré de verlas disfrutar de la bici, juntas, en libertad, con esa complicidad increíble que sólo se establece entre mujeres increíbles.

Mi vida cambió ese día porque tengo un grupo de amigas con las que puedo ser yo misma. Es nuestro punto de encuentro para escapar del día a día y de los problemas y poder ser unas “niñas” durante un rato donde no hay preocupaciones sino muchas risas y confidencias (y postureo, no vamos a negarlo). Es nuestro espacio de tiempo para dedicarlo a algo que nos genera pasión. 

Y fue a través de ellas como conocí el programa de Women In Bike, que para mí es transmitir todo lo que me han enseñado. Es muy gratificante ayudar a nuevas chicas a montar en bici, animarlas en cada salida, ver cómo se sienten cuando suben su primer puerto o hacen más kilómetros que la última vez. Es identificarte con ellas y recordar esas sensaciones y ver cómo avanzamos juntas.

Pero, después de la última convivencia en Navacerrada es mucho más, también te permite aprender de otras líderes de toda España y crear ese vínculo entre todas para seguir #rodandojuntas.

María José Gilabert

 

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

FEDERACIÓN RIOJANA DE CICLISMO

Avda. Moncalvillo, 2. - Palacio de Deportes - 26007 | Logroño
941202233