El poder de los frutos rojos

Los frutos rojos o frutos del bosque reúnen gran cantidad de propiedades positivas que repasamos en este artículo.

El-poder-de-los-frutos-rojos

¿Cuántas veces habremos leído la famosa frase ¨hay que comer de todo¨? ¿Y cuántas veces realmente nos paramos a pensar qué significa esta afirmación?  Si lo pensamos con detenimiento, una dieta saludable no implica el tener que comer de todo porque desgraciadamente hoy en día tenemos demasiados productos en nuestros supermercados que son de todo menos saludables. 

Hasta aquí bien. Pero, ¿qué alimentos son imprescindibles para empezar a comer de la mejor forma posible? 

En este artículo hablaremos de los frutos rojos. Sí, esos paquetes con colores apetecibles que encontramos en la zona de refrigerados, normalmente no demasiado económicos, pero que a casi todos nosotros nos gustan. 

Los frutos rojos, al poseer gran cantidad de antioxidantes, combaten los radicales libres responsables de la degeneración celular y, por tanto, el envejecimiento de la piel. Además, estos frutos son muy buenos para el corazón, ya que contienen altas cantidades de polifenoles, flavonoides y antocianinas.  Estos componentes se relacionan con la contribución a la reducción del riesgo de cáncer y de enfermedades cardiovasculares por sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

¿Y cuáles son? 

Arándanos: ricos en antioxidantes. Además, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, diferentes tipos de cáncer y son útiles para mejorar la circulación y combatir el colesterol.

Cerezas: aportan un altísimo contenido en betacarotenos, además de ser energéticas, depurativas y diuréticas, ayudando de manera positiva a la hora de eliminar toxinas y prevenir la retención de líquidos.

Ciruelas: son una de las frutas más conocidas contra el estreñimiento, sobretodo cuando son consumidas en ayunas antes del desayuno. Además, ayudan a regular la digestión.

Frambuesas: son unas frutas muy ricas en vitamina C, una reconocida vitamina con beneficios antioxidantes que ayuda a la hora de prevenir el cáncer, a la vez que neutraliza los diferentes efectos negativos de los radicales libres.

Fresas: ayudan a combatir la anemia, a la vez que sus beneficios refrescantes las convierten en un alimento ideal en épocas de mayor calor (sobretodo en primavera y verano).

Moras: son ideales en caso de niveles altos de grasas en sangre, ya que ayuda a reducir el colesterol LDL por un lado, y a aumentar el colesterol HDL por otro. Son buenas para prevenir enfermedades cardiovasculares, a la vez que reducen el riesgo de arteriosclerosis.

¿Y hasta cuántos puedo tomar? Lo ideal, afirman los expertos, es consumir un tazón de frutos del bosque al día. Perfecto, por ejemplo, empezar con una taza de avena con fresas, cinco o seis grosellas y una ciruela roja.

No cabe duda de que estamos ante alimentos excepcionales y con altas propiedades, pero esto no los convierte ni en mágicos ni en milagrosos. Incluirlos en nuestra alimentación es un paso más hacia una vida saludable. No nos olvidemos de la importancia diaria de la nutrición para mejorar nuestra salud y rendimiento deportivo.

 

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.