Los peligros del verano

Los-peligros-del-verano

Se dice que las bicicletas son para el verano. Y es que la llegada del buen tiempo anima a que cada vez haya más personas usuarias de la bicicleta en todas sus modalidades. El ciclismo recreativo tiene muchos beneficios para la salud pero no hay que olvidar que en algunas ocasiones hay que tomar precauciones. Y en verano es uno de esos momentos.

EL CALOR 

En España se vive gran parte del año con buen tiempo, pero en verano se alcanzan temperaturas que superan en algunos casos los 40ºC. Es por ello que hay que evitar salir en esos días u horas en lo  que tanto aprieta el calor. Salir en horas de mucho calor puede provocar un aumento de la temperatura corporal, provocando deshidratación, agotamiento, calambres o un golpe de calor.

El golpe de calor se identifica por dolor de cabeza, respiración agitada, piel enrojecida, náuseas y/o vómitos, confusión mental, fiebre. Hay que saber identificarlos cuanto antes para evitar males mayores, pero sobre todo prevenirlos con las siguientes recomendaciones:

- Evitar hacer grandes esfuerzos en días muy calurosos. Prefiere rodar por rutas más llanas para evitar subir las pulsaciones.

- Conocerse a una misma es importante. Hay personas que toleran mejor el calor que otras.

- Una buena hidratación con agua y sales minerales ayuda al cuerpo a reponerse durante la salida en bicicleta.

- Las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde son las mejores para disfrutar de un excelente paseo o un exigente entrenamiento.

- Si no te queda más remedio que salir a horas de mucho calor, además de beber, te puedes ir refrescando con agua por la cabeza, nuca y muñecas para ayudar a bajar la temperatura corporal.

EL SOL

Además del calor, el sol tiene sus peligros sobre el cuerpo.

Con la llegada del buen tiempo vamos descubriendo nuestra piel de ropas largas y eso hace que nos dé el sol en zonas que no están tan acostumbradas a él. Es habitual que en verano nos vistamos alguna  con camisetas de tirantes, o con culotes mucho más cortos que los que usamos en primavera, y esas zonas se quedan expuestas a los rayos solares llegando a provocar quemaduras.

Lo mejor es ir  acostumbrando la piel poco a poco para evitar  las quemaduras, además de usar una crema solar con un buen factor de protección. Es importante que te des también en la cara para evitar que salgan manchas oscuras.

Puedes hacerlo con las gafas puestas y darte la crema desde las gafas hacia abajo para que no te moleste la crema en los ojos y te limite la visión. Usa siempre gafas además de  para protegerte de los rayos UV, también del polvo, de insectos o del viento. Prefiere rutas sombrías durante tus salidas en verano para evitar este tipo de problema. 

LUCES Y CONTRALUCES

Como hemos dicho, las mejores horas para salir a andar en bici son en  las que está amaneciendo o cuando se mete el sol para evitar las altas temperaturas.  Pero esas horas son las que mayor riesgo conllevan si hablamos de visibilidad.

La normativa de circulación obliga a utilizar material reflectante cuando se circula en bici por la noche y en condiciones de baja visibilidad, como estas horas de las que hablamos, condiciones meteorológicas adversas o túneles. Además, debemos llevar luz delantera y luz trasera siempre que se circule por vías interurbanas además de catadióptricos no triangulares del mismo color como los puede haber en los pedales o entre los radios.

Los colores más visibles son los naranjas y verdes flúor, como los chalecos reflectantes, colores que no se encuentran en la naturaleza y que llaman la atención rápidamente sobre los conductores porque están asociados a señales de advertencia. Si además se colocan en zonas de gran visibilidad y están en movimiento aumentaran la atención rápidamente. Colocarse un chaleco y añadir bandas reflectantes a tobillos y rodillas te hará mucho más visible cuando circulas a estas refrescantes horas del día.  

Aún así, debes circular con precaución a esas horas sabiendo que eres mucho menos visible que de normal. Usa reflectantes, enciende las luces en formato parpadeante y evita zonas de mucho tráfico para minimizar los riesgos.

CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA

Tras las altas temperaturas suele ser habitual que se produzcan tormentas eléctricas en algunas zonas de la península. Hay que tener en cuenta este factor a la hora de salir con la bici. Puedes llegar a salir con  poca ropa debido al calor, y sin que te des cuenta se prepare una tormenta y baje la temperatura bruscamente.

Esa bajada de temperaturas te puede provocar una hipotermia si no pones remedio cuanto antes. Buscar un sitio a refugio y la posibilidad de cambiarte de ropa te puede evitar de este peligro, así como informarte del parte meteorológico para que no te pille por sorpresa antes de salir de casa.

NUEVOS LUGARES DE VACACIONES 

Esto también puede ser un peligro en otras fechas del año, pero en especial las zonas de veraneo son potencialmente peligrosas si no sabemos por donde podemos circular. Hay carreteras que en esta época cuentan con un gran volumen de tráfico y si somos veraneantes en una zona desconocida nos puede pillar desprevenidos, como pueden ser las carreteras de las costas.

Lo mismo ocurre con zonas en plenas fiestas patronales. Puede ocurrir que salgas temprano y haya gente que esté volviendo a casa de su última fiesta en la playa y con unas copas de más. Intentar informarte de las mejores carreteras para ciclar, que no tengan mucho tráfico y que no sean la ruta “after hours”. En definitiva, prevenir estas situaciones te va a ayudar a disfrutar de la bici en pleno verano sin causarte un disgusto.

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com