E-Bikes, ¿cuándo son la mejor opción?

Las bicicletas eléctricas han llegado para quedarse. Analizamos los pros y contras de este tipo de bicis para ayudarte a elegir.

E-Bikes-cuando-son-la-mejor-opcion-1wib

Las E-bikes han llegado para quedarse. ¿Quién dice que las E-bikes son solo una moda? Este tipo de bicis han llegado para quedarse y se han convertido en una opción más dentro de la práctica del ciclismo.

Como casi todo lo nuevo, desde su aparición han tenido sus defensores y sus detractores, cada uno con sus argumentos, así que vamos a ver cuándo una e-bike es la mejor opción.

Antes tenemos que pensar cuáles son las características comunes a cualquier e-bike y por tanto qué pueden ofrecernos y qué pueden restarnos frente a una bicicleta convencional.

Características de una E-Bike

Las e-bike son bicicletas eléctricas. Es decir, cuentan con un sistema de asistencia al pedaleo. O lo que es lo mismo, tienen entre otros componentes un motor eléctrico que nos va a ayudar a ir más rápido, aportándonos una ayuda a nuestro pedaleo que permitirá que pedaleemos durante más tiempo, más rápido y con menos fatiga acumulada.

Son bicicletas más pesadas: Añadir un motor, una batería y todo el resto del sistema eléctrico hace que las E-bikes sean considerablemente más pesadas que las bicicletas convencionales. Aunque han mejorado mucho y hay algunos modelos que permiten extraer la batería, es algo que tienes que tener en cuenta sobre todo a la hora de maniobrar con ella, moverla, desplazarla…

Tienen una autonomía limitada: Es otra cosa que, no por obvia, puede pasar inadvertida. Si gastas toda la batería, no vas a tener asistencia en lo que te quede de ruta. Pasa con el móvil, con el cambio electrónico y con cualquier otra cosa que incorpore batería. Si esta se gasta, pierdes la funcionalidad de aquello que se alimenta desde dicha batería. Por tanto, ten en cuanto la autonomía de la bicicleta a la hora de elegir modelo y

Además, en función del modelo que elijamos, la potencia del motor, la autonomía que ya hemos comentado y el peso total de la bicicleta, pueden variar bastante. Por eso, si al final te decides por una e-bike, ten en cuenta todas estas características para poder elegir la que más se adecúe al uso que le vas a dar.

PROS Y CONTRAS

Desde que aparecieron las primeras e-bikes en el mercado éstas han contado con muchos defensores pero también con detractores enfurecidos que las consideran motocicletas y no bicicletas. Como pasa con casi todo, nada es blanco o negro, sino que hay mil matices que hacen que las e-bikes puedan ser un gran recurso para determinado público.

Ventajas:

Al contar con asistencia, lo primero que vas a notar es que puedes pedalear más rápido cansándote menos. Si la mitad del esfuerzo lo hace un motor, tú vas a hacer “solo” la otra mitad.

Por tanto, para personas con ciertas dificultades físicas (enfermedades cardio-respiratorias por ejemplo) son una herramienta ideal para poder seguir ligados al deporte. Además, para un público más urbano también son una gran opción, ya que te va a permitir llegar a tu puesto de trabajo sin un gran esfuerzo  y por tanto sin llegar sudando.

La otra parte de la ecuación es que, al mismo nivel de esfuerzo, puedes hacer más distancia porque vas a ir más rápido. Por eso es ideal para gente con poco tiempo.

Uno de los sectores donde más está triunfando este tipo de bicicletas es el enduro o descenso, precisamente por este motivo: si cuentas con poco tiempo y donde realmente disfrutas es bajando por trialeras imposibles, una e-bike te permite hacer la subida más cómodo y más rápido, lo que te posibilida hacer más bajadas y con los reflejos intactos.

Esto no quiere decir que no te puedas cansar con una e-bike. Lo puedes hacer y mucho, exactamente igual que con una bicicleta convencional, todo dependerá de la intensidad y lo que te quieras “apretar”.

Otra de las ventajas que ofrece una e-bike es su versatilidad. Si no eres una persona que destaque por su técnica encima de la bici, una eléctrica te va a permitir salir de ciertas situaciones complicadas al permitirte coger velocidad antes, como a la salida de una curva cerrada o a la hora de superar escalones, raíces o piedras.

Además, te va a permitir realizar recorridos que quizá antes estaban fuera de tu alcance, bien por dificultad técnica o, sobre todo, por física (mayor desnivel), disfrutando de paisajes o distintos entornos que de otro modo serían inalcanzables.

Y, por último, contar con e-bike te puede permitir unirte a un grupo que esté algo más fuerte que tú. Ideal para viajes turísticos en grupos organizados, por ejemplo. O para aquellas personas que vayan perdiendo fuerza por las circunstancias que sea, pero que quieren seguir saliendo con su grupetta de siempre.

Inconvenientes:

No todo en el mundo de las e-bikes son ventajas.

Asistencia “solo” hasta 25Km/h

Una de las razones por las que una E-bike no es una moto es precisamente esta: no se mueve sola, sino que tiene asistencia al pedaleo. Es decir: si tú no pedaleas, la bici no se mueve. Y, además, por temas de homologación y legislación, una bicicleta eléctrica (legal) deja de asistir al pedaleo a partir de los 25Km/h. Esto, unido al peso de la misma, puede ser un inconveniente si estás rodando en grupo y en llano, por ejemplo, en carretera. Es fácil que se supere esa velocidad y tú, no solo no tengas ayuda, sino que tengas que arrastrar el peso de tu e-bike.

El peso no solo afecta en la ruta.

Ya hemos dicho que una e-bike es más pesada que una bici estándar. Y esto hay que tenerlo en cuenta no solo a la hora de dar pedales, sino a la hora de empujarla en zonas no ciclables, a la hora de subirla al portabicis (no todos están preparados) o a la hora de subirla a casa al acabar una ruta. Ten estos detalles en cuenta si estás mirando algún modelo.

Precio

Como todo, el precio es algo relativo y es posible que encuentres bicis eléctricas baratas y a precios menores que los de bicis tope de gama sin asistencia.

Pero a igualdad de gama y de características, lo más normal es que una e-bike sea considerablemente más cara que una bicicleta sin motor.

Viajar en avión con e-bike

No se pueden llevar las baterías de las e-bikes en el avión. Ni en bodega ni en cabina al tratarse de una mercancía peligrosa. Si que puedes transportar la bici, pero sin ella. Puedes optar o bien por enviar la batería por correo terrestre o por alquilar una batería igual que la tuya en tu lugar de destino. 

Huella de carbono y sostenibilidad

Aunque se nos está vendiendo la bicicleta eléctrica como un medio de transporte no contaminante, esto no es del todo así. Evidentemente, es mucho más ecológico que un vehículo a combustión y además evita el sedentarismo, por lo que sigue siendo una opción ideal para el transporte urbano.

Sin embargo, si la comparación es con una bicicleta normal, sale perdiendo de largo. Todavía no somos conscientes del problema que puede ser la gestión de los residuos de las baterías al final de su vida útil y del efecto de tener más consumo de energía, por mucho que las renovables estén ganando terreno a otros medios de producción como el gas.

Por eso, la bicis eléctricas (o cualquier vehículo eléctrico) no son la panacea. Ahora bien, si me das a elegir entre moverme en bici eléctrica o en coche por la ciudad, lo tengo claro.

En resumen, las E-bikes van a permanecer en el sector durante mucho tiempo. No necesariamente tienen por qué ser tu opción, pero está claro que hay situaciones y personas para las que van a ser una ayuda muy importante para, o bien continuar ligados a la bicicleta o bien iniciarse en este maravilloso mundo de las dos ruedas. Sean bienvenidas.

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

FEDERACIÓN MELILLENSE DE CICLISMO

ESTADIO MUNICIPAL ALVAREZ CLARO - C/Explanada del Álvarez Claro S/N - Melilla - CP 52005
683435049