Raquel Poyato y su historia con la bicicleta

Esta líder cordobesa inició hace siete años su aventura en este deporte. Comenzó en el spinning porque le ayudaba a desconectar, pero, pronto se dio cuenta de que la bicicleta le iba a permitir disfrutar de experiencias inolvidables.

Raquel-Poyato-y-su-historia-con-la-bicicleta-1wib

Mi nombre es Raquel Poyato, tengo 31 años y soy de Villanueva de Córdoba. ​La verdad es que yo no había ​practicado mucho deporte nunca, hasta que allá por el 2015 terminé de estudiar y regresé al pueblo. La vuelta no me sentó muy bien ​anímicamente, así que decidí apuntarme al gimnasio para pasar un rato todos los días. Allí comencé con las clases de spinning, eso era lo más cerca que había estado de una bici, pero me ayudaba a desconectar y a centrarme en llevar el ritmo. Ahí conocí ​al que sería mi marido, era un apasionado de la bicicleta, y con el tiempo empecé a odiarla un poco ya que siempre era un tema de discusión​, pero ​como dicen: si no puedes con el enemigo tienes que unirte a él. 

Y eso hice, el club hacía unas rutas para la familia con niños y demás, y me animó a que lo acompañara. Mi primera ruta fueron unos 13 km con una bici vieja de mi tío. Llegué con ampollas en las manos y con dolores por todos lados. En el verano de 2016, mi marido me regaló una bicicleta de montaña y empecé a salir con él. Gracias a su esfuerzo y paciencia conmigo fui mejorando mucho, cada vez hacía rutas con más desnivel y empezamos a irnos con los compañeros del club del que me hice socia. Al principio solo salía con hombres, pero poco a poco se fueron iniciando algunas mujeres. Al año siguiente empecé a participar en algunas competiciones locales de los pueblos ​cercanos, aún recuerdo que ni zapatillas de ciclismo llevaba, pero no era inconveniente, yo quería seguir mejorando.

El año que nos conocimos, mi marido había hecho el Camino De Santiago. Me contaba maravillas, y yo quería sentir esas mismas vivencias. Así que el verano de 2017, sin mucha experiencia, con solo un año de haber empezado con la bici, decidimos hacerlo desde Cáceres. Sufrí lo que no está escrito, pero cuando peor iba, pensaba en esa gente que me había dicho: “aún no estás preparada, espérate un poco”. Esa llegada a Santiago para mí fue una gran satisfacción y realización personal. Creo que este camino fue un punto de inflexión ​ya que me demostré a mí misma que si podía, la bicicleta me estaba dando vida y estaba disfrutando como jamás llegué a pensar que podía disfrutar haciendo deporte. 

Las navidades de 2017 me regalaron la bicicleta de carretera, jamás pensé que fuera a mantenerme subida a una rueda tan fina... Pero a día de hoy me encanta, no sabría elegir entre montaña y carretera. A partir de ahí empecé a marcarme nuevos objetivos y retos, siempre quería más, y me exigía más a mí misma, y es que la bici engancha, dar pedales te libera de esos malos días en el trabajo, de esos malos pensamientos, te sientes libre, aunque muchas amigas aún no lo entiendan, ¿recogerte temprano para mañana coger la bici? ¡Estás loca!

Cuando más chicas se unieron a la bici, decidimos crear un grupo de WhatsApp, mujeres de los socios del club, amigas de amigos… y más adelante hicimos una página en Facebook, Pedaladas Femeninas, un grupo de chicas que quedan para practicar ciclismo para que así nadie pudiera quedarse sin noticias de nuestras salidas. ​Más tarde, a través de esta página, contacta conmigo Silvia Juárez de Córdoba, también del proyecto Women in Bike. Charlamos, me explica cómo funciona el proyecto y crea una quedada en mi pueblo con sus compañeras de Córdoba. Y es en este momento cuando decido hacer el curso de líder de este proyecto, consiguiendo que más chicas se unan a disfrutar dando pedales. A mí me gustaba también en ese momento ir a las competiciones, pero intentaba compaginar mis salidas con las quedadas Women in Bike, hasta que se animó a pedalear una de mis mejores amigas, Ana Mesones, ahora también líder de este proyecto, y cada vez hacía la quedada una para que las chicas siguieran animándose.

Hemos hecho retos, quedadas en pueblos colindantes, quedadas navideñas, rutas fáciles otras más difíciles, pero siempre lo mejor es ver cómo​ las chicas se superan, cómo le echan ganas. Siempre digo que nada es imposible, solo hay que querer. Todas podemos, y el ritmo no es importante, lo que importa es salir, pedalear, conocernos y sobre todo disfrutar.

Me siento orgullosa de lo pesada que he sido con mis compañeras, unas me han seguido el rollo, otras no, pero me quedo con las que han seguido creciendo, me quedo con las caras de felicidad ​con las que han llegado después de una carrera que jamás se pensaban que podían acabar, y me quedo con sus lágrimas de sufrimiento y satisfacción. 

En el confinamiento me quedé embarazada, seguí saliendo hasta el octavo mes, cada vez bajando el ritmo más, pero estaba feliz, feliz de ver como me cuidaban y ahora se adaptan a mi ritmo. Sin duda, hemos hecho un gran equipo. Desde que he sido mamá he tenido abandonado el proyecto un poquito, pero me he propuesto este año que las quedadas voy a seguir haciéndolas para seguir intentando animar a las mujeres de mi zona, ese es mi objetivo ​ahora, además de alguna salida con mi peque en el carrito de la bici. ​Entrenar como antes… eso de momento pasa a un segundo plano.

Animo a todas las chicas que salgan solas o que les apetezca salir y no tengan con quien que se pongan en contacto con nosotras, ​hay compañeras en cada rincón de España, alguna seguro que estamos cerca de ti.

Raquel Poyato

 

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

FEDERACIÓN RIOJANA DE CICLISMO

Avda. Moncalvillo, 2. - Palacio de Deportes - 26007 | Logroño
941202233