¿Qué lesiones pueden afectarme?

En las chicas son más habituales las lesiones que afectan a las rodillas y zona lumbar y se asocian a alteraciones posturales y escaso tono muscular.

lesiones-habituales-ciclismo-femenino

Nuestras particularidades anatómicas nos predisponen a padecer determinadas lesiones cuando practicamos ciclismo con cierta intensidad. Molestias musculares, pinzamientos de determinados nervios o tendinitis son los problemas más recurrentes. Para evitarlos o reducir el riesgo de padecerlos, hay dos factores fundamentales: por un lado, realizar un buen trabajo de fortalecimiento -no se trata de ganar masa muscular, pero sí de ganar fuerza y tono muscular que mejorará nuestra postura protegiendo a nuestro cuerpo de tensiones que en ciclismo se producen por un sobreuso-; mientras que el otro aspecto importante es obtener una buena colocación sobre la bici. De ambos factores ya os hemos hablado en capítulos anteriores, ahora vamos a centrarnos en repasar las lesiones más importantes que se producen entre las chicas ciclistas.

Tendinitis rotuliana

Esta lesión se produce por una excesiva tensión en la parte anterior de la rodilla ¿Y por qué ocurre? Generalmente por una escasa altura del sillín, por llevar éste demasiado adelantado o debido a una colocación demasiado avanzada de las calas en tus zapatillas, así como una combinación de todas éstas.

Adormecimiento en las manos

Ocurre cuando llevamos un manillar demasiado alejado, una cinta o puños del manillar demasiado grueso para nuestras manos o cuando padecemos algún tipo de pinzamiento nervioso a nivel cervical que nos irradia en las manos. Problemas de circulación en las manos también pueden provocar esta falta de tacto, algo que suele acentuarse con el frío.

Tendinitis en la pata de ganso

Esta lesión provoca la inflamación en la terminación de tres músculos, el sartorio, el recto anterior y el semitendinoso y que se insertan en la parte interna de la rodilla. En muchas chicas esta zona tiende a sobrecargarse por el fenómeno conocidopor "genu valgo" y por el cual, muchas de nosotras tendemos a desviar las rodillas hacia dentro (piernas en forma de X) Con la práctica del ciclismo esta zona se puede sobrecargarse todavía más y producir inflamación y dolor que deberá corregirse con fortalecimiento muscular del glúteo medio y/o uso de plantillas, cuña o recolocación de las calas en las zapatillas.

Lumbalgias

Alteraciones anatómicas como la hiperlordósis, más frecuente en mujeres que en hombres o un escaso tono muscular en la espalda en general, y la zona lumbar en particular, nos predisponen a tener dolores lumbares sobre la bicicleta. En muchas ocasiones, una posición demasiado estirada o volcada sobre el manillar no ayuda a solucionarlo, teniendo que revisar este aspecto de nuestra postura sobre la bici para solventar este tipo de molestias, además de tratar de fortalecer esta región corporal mediante ejercicios específicos. El déficit de masa muscular en la zona lumbar combinado con la hiperlordósis incrementa el riesgo de pinzamiento en nervios como el ciático.

PATROCINADOR

FEDERACIÓN GALEGA DE CICLISMO

Rúa Fotógrafo Luis Ksado nº 17 36209 | Vigo (Pontevedra)
986224158