Conchi Iglesias y su “nunca es tarde para montar en bici”

Esta asturiana comenzó a montar en bici después de los 50 años y hoy, tras superar puertos, marchas y otros retos, forma parte del proyecto Women in Bike como líder.

Conchi-Iglesias-y-su-a��nunca-es-tarde-para-montar-en-bicia��

Mi nombre es Concepción Iglesias. El 10 de febrero cumpliré 62 años. Llevo más de dos años siendo líder del programa Women In bike en Asturias, haciendo quedadas ciclistas para animar directa o indirectamente a más mujeres a montar en bici. Simplemente dando ejemplo y visibilidad de mis rutas a través de la RFEC y gracias al patrocinio de Movistar.

Pertenezco al G.C Buenavista en Gijón, grupo ciclista muy conocido por llevar a cabo la marcha cicloturista Villa Gijón desde hace más de 25 años.

Con G.C. Buenavista hemos hecho múltiples marchas cicloturistas, excursiones, etc. En una de ellas estuvimos en Jaca y en un día subimos Aubisque, Soulor y el mítico Tourmalet. Los últimos y duros kilómetros con una niebla muy densa, que me hizo dudar de si seguir avanzando o dar la vuelta, pero ya que estaba allí no me rendí y pude llegar arriba.

¿Cómo empecé con esto de la bici? Todo ha sido casual y con mucha ignorancia por mi parte. Con 53 años, madre de tres hijos y sin trabajo, tu rol principal es cuidar de la casa y de la familia. Nunca hice deporte antes. Creía que era perder el tiempo.

Hija de emigrantes, viví y estudié en Alemania desde los diez años. Allí ver a las mujeres llevar a sus hijos a la escuela portándolos en bici era lo normal. O ir con la bici a hacer recados o a cualquier otro sitio. Regresé a España y ya no vi a ninguna mujer en bici, a excepción de la practicanta del valle de Cuna, Mieres.

Me compré una bici de 40€, por si acaso esto no me fuera a gustar del todo, por no tirar el dinero. Empecé porque me lo aconsejó el médico. Estuve muy mal de salud. Tras varias operaciones, anemias férricas por hemorragias, vértigos, artrosis, reuma, dolores cervicales y lumbares por una caída, y rondando la menopausia, estaba muy débil. Me sentía cansada, con la tensión alta, y perdía toda la masa muscular.

En la última operación me aconsejaron hacer deporte, pero me sentía muy cansada para practicarlo. Probé a hacer un total de 5 kilómetros y tenía tal pánico a los coches que si sentía un bus detrás mío corría a subirme a la acera.

Pero lo más positivo de todo es que empecé a sentirme mucho mejor de los dolores; sentí más energía y el aire en la cara me daba sensación de libertad.

Sin presión, sin compararme con nadie, empecé a disfrutar del paisaje: colores, aromas, pueblos, rincones preciosos de Asturias… Y empecé a vencer muchos miedos sumando kilómetros con mi bicicleta.

Con una bici de carretera de segunda mano empecé a desplazarme a lugares más lejanos y a hacer rutas circulares de 90 km. Siendo constante comencé a motivarme con mis propios retos personales. Un año decidí subir puertos. Subí casi todos los de mi provincia que no fueran peligrosos a la hora de bajarlos.

Otro año hice 22.000 kilómetros, al otro empecé por recorrer concejos y al año siguiente me preparé para hacer Brevets de 200, 300 y 400 kilómetros, siendo así la primera mujer asturiana en realizarlos.

Mi director, Jesús, me anima a competir en lo que iba a ser una cronoescalada. Al participar, resulta que era el campeonato de Asturias máster femenino, en la Mozqueta. Y competí tres años consecutivos en el campeonato de España, en Colindres, Soria y Grao.

En Soria conocí a Erkuden Almagro, que me animó a ser líder del programa Women in bike. Quiero agradecer a todos por permitirme llegar hasta aquí dando tantas pedaladas. Guardo también una experiencia inolvidable gracias a Marco, TPA- Asturias, que me invitó a dos días de rodaje subiendo puertos para el programa Pedaladas TPA A la carta.

Fue muy duro también cuando junto a otra compañera, Merche, fuimos a hacer una etapa de la Vuelta, subiendo la Cobertoria entre otros puertos.

Tengo suerte de que me rodean amigos maravillosos, siempre animándome y acompañándome en mis retos. De lo que me siento muy orgullosa es de haber conseguido pedalear junto a cuatro generaciones de la misma familia: Mi padre, que falleció el 10 de junio del 2020 con 85 años; mi hijo David Rubio; mi nieta Lucía Rubio y yo, hija, madre y abuela. Y, sobre todo, de competir junto a mi hijo, cada uno en su categoría.

Estoy muy agradecida de ser parte de la familia Women In Bike, donde nos apoyamos mujeres de toda España. Yo animo a todas las mujeres, y a las de mi edad también, a que den un paseo en bici, que se escuchen y notarán mejoría física y mental.

También me ayudó con mi timidez, complejos, a conocerme a mí misma y a gestionar las fuerzas. Lo principal es la cabeza y la capacidad de sufrimiento. Eso sirve para el resto de la vida también.

Cuando comencé hace 9 años, no había casi ninguna mujer andando en bici. Sólo veía una o dos. Directa o indirectamente, me alegra y satisface haber contribuido a que hoy en día vea muchas mujeres en bici. Nadie debe compararse a nadie, solamente disfrutar haciendo ejercicio, cada una según sus circunstancias, gustos personales y condiciones físicas.

Para lo que queráis aquí me tenéis como referente y pionera. Hago quedadas ciclistas y estaré encantada de escuchar vuestras sugerencias para hacer rutas juntas, lo mismo para iniciarse en rutas cortas y sin prisa, como para salidas más largas.

Si cuentas con el apoyo de alguien al principio es mucho más fácil. Esto es como asomarse a un mundo nuevo, donde surgen toda clase de preguntas y hay mucho desconocimiento.

Cada persona irá sacando lo que lleva dentro. Unas disfrutarán de un paseo en bici con todos los sentidos, otras se pondrán retos y en otras aflorará su lado más competitivo.

El ciclismo es un deporte duro que requiere constancia, mucha capacidad para sufrir y privarse de mucha vida social, porque lleva tiempo y ese tiempo hay que sacarlo de otro lado, organizándose muy bien. Sólo diré que no será fácil, pero cuenta con el apoyo que necesites. Si quieres, puedes. Valdrá la pena. Y recuerda: nunca es tarde.

Autora: Concepción Iglesias

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

PATROCINADOR

FEDERACIÓN DE CICLISMO DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS

Federico García Lorca, 2 bajo - 33420 Lugones | Siero (Asturias)
985266665