Natalia de Llano y un viaje que forjaría su amor por la bici

Natalia de Llano descubrió su pasión por la bicicleta tras realizar el Camino de Santiago. Una pasión que aún hoy le acompaña y que la ha llevado a erigirse en líder Women in Bike y en iniciarse ahora en el ciclismo de carretera.

Natalia-de-Llano-y-un-viaje-que-forjaria-su-amor-por-la-bici

Me llamo Natalia de Llano, tengo 46 años y soy de A Coruña. Mi relación con la bici empezó allá por 2014 cuando un amigo me citó con mucho misterio en una cafetería para hacerme una propuesta. Allí estaba mi pareja, Juanra, junto con nuestro amigo y la propuesta encima de la mesa: hacer el Camino de Santiago desde Tours a Burdeos (Francia). ¡Nada menos que 500 km. en 6 días!

Mi respuesta, por supuesto, fue un rotundo “NO”.  500 kilómetros en bici con alforjas… ¡ni de broma!

Yo no había tocado una bicicleta desde que era pequeña; aquella preciosa bici blanca de ruedas grandes y cestita en el manillar. Sin yo saberlo, la semilla ya estaba plantada. La propuesta fue germinando, claro que ayudó que tanto Juanra como la pareja de otra amiga fueran ya ciclistas. Nos animaron, nos buscaron bicis prestadas, hicimos una ruta de prueba de 50 km. por los alrededores y allá nos fuimos 6 personas, las bicis, las alforjas y la aventura.

Deposité mucha confianza en la bici porque ya desde el primer día pensé: “si me gusta este viaje, me compro una”. Es verdad que llevaba un tiempo buscando un deporte para practicar en Galicia, ya que venía de vivir unos años en Mallorca y me había aficionado al buceo, que dejé al llegar a A Coruña.

A estas alturas ya habréis adivinado que el viaje me encantó y, por supuesto, me compré una mountain bike al poco de regresar. Al animarme yo, se animó también Almudena, a la que también había atrapado la mtb en sus redes. Nuestros viajes de Semana Santa ya no volvieron a ser lo mismo: las 2 parejas que fuimos a Francia siempre reservamos las vacaciones para un viaje con alforjas. Así hicimos el camino del Quijote, el del Cid, País Vasco...

Poco a poco fui practicando y mejorando, pero me sentía un poco coja, me faltaba una grupetta, mujeres con las que compartir rutas y días de ciclismo y descubrí Women in Bike. Al principio me costó mucho encontrar chicas aficionadas al ciclismo: me recorrí todas las redes sociales especializadas. No me podía creer que no hubiera otras mujeres ciclistas en A Coruña y alrededores. ¡Y claro que las hay! Con la ayuda y apoyo incondicional de Almu, poco a poco fuimos creciendo, éramos 4 y ahora somos ya más de 15 Beteteiras que continuamos creciendo cada semana. Tanto es así que estoy animando a otras chicas del grupo que son de los alrededores de A Coruña a que se unan al proyecto WIB para continuar creciendo.

Recientemente me he animado a probar con el ciclismo de carretera y, aunque estoy empezando, ¿quién sabe? ¡Puede que acabe formando también un grupo de chicas de asfalto!  

Autora: Natalia de Llano

FEDERACIÓN DE CICLISMO DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS

Federico García Lorca, 2 bajo - 33420 Lugones | Siero (Asturias)
985266665